Por qué escoger los corchos de vino

Si tienes una fábrica de vino, es indispensable considerar que el tapón juega un papel clave en la conservación de los mismos. Los más usados son los corchos de vino, los cuales puedes encontrar en Gruart La Mancha, a los mejores precios y con una calidad excepcional.

Sin embargo, existen diferentes tapones para vino que se pueden tener en consideración a la hora de hacer este tipo de procesos. En todo caso, hoy vamos a destacar las características que hacen que los tapones de corcho sean la mejor alternativa que puedes considerar.

Motivos para elegir los tapones de corcho

Los tapones de corcho son los predilectos para los períodos de conservación más largos de los vinos y que se mantengan en óptimas condiciones. Esto debido a las siguientes características:

Microcanales de oxígeno

Es una de las principales propiedades que tienen los tapones de corcho para que puedan ayudar en la conservación de los vinos. Estos canales permiten la libre circulación de oxígeno, lo que hace que el vino se pueda mantener siempre fresco, manteniendo sus propiedades de aroma, sabor y olor.

Estos canales son tan pequeños que no permitirán que agentes contaminantes entren en la botella y puedan dañar el vino. En todo caso, debes asegurarte de que los tapones sean de buena calidad para que los canales cumplan por completo con su cometido.

Sello hermético

Esta es otra propiedad interesante que debes tener en consideración, en especial porque de esta forma se puede mantener el vino completamente protegido. Los tapones de vino si se hacen a la medida de las botellas, se adhieren fuertemente a las paredes de vidrio de las mismas.

Esto creará un sello completamente hermético que evitará que el vino se pueda contaminar con agentes externos. Si un vino no está sellado herméticamente este podría contaminarse, e incluso derramarse si la botella cambia de posición.

Son baratos

Los tapones de corcho no resultarán excesivamente costosos, y si estás produciendo un vino de calidad la inversión merece la pena. En todo caso, siempre debes optar por tapones de muy buena calidad si los períodos de conservación van a ser superiores a un año.

En el caso de que los períodos de conservación sean inferiores a un año, se puede optar por las opciones más baratas. Estos tapones son hechos con conglomerados de corcho que han perdido sus propiedades y que no permiten conservar el vino por más de un año en buenas condiciones.