Descubre cómo se realiza la cirugía de injerto capilar en una clínica profesional

La cirugía de injerto capilar es una opción que más de uno ha estado probando en los últimos años, ya que ofrece los mejores resultados para aquellos que han sufrido de calvicie por tiempo prolongado, y a los cuales ningún otro tratamiento ha sido el que solucione su problema.

Esta cirugía se trata, básicamente, de injertar cabellos nuevos en zonas del cuerpo donde la calvicie no tiene vuelta atrás, y que de forma natural se ha perdido la capacidad de recuperar el cabello; por lo que el paciente recurre al método de implantación para volver a lucir una cabellera hermosa y frondosa.

¿Cómo se lleva a cabo el tratamiento?

Es importante tener en cuenta que, la cirugía de injerto capilar, debe ser llevada a cabo de la manos de profesionales, ya que estos son los únicos capacitados para utilizar las técnicas adecuadas y ofrecer resultados positivos al paciente; además, son los que diagnosticaran correctamente al mismo. Entonces, el tratamiento se hace de la siguiente forma:

  • Preparación del paciente: La final de la revisión del paciente, el profesional decidirá cuál será el método y la forma en la que se injertará el cabello nuevo, realizando un diseño sobre la zona a tratar y explicando todo al paciente.
  • Aplicación de anestesia: Cuando ya se ha delimitado las zonas a tratar y el paciente sea información, se procede a aplicar la anestesia local, de manera que el paciente no tenga molestias durante el proceso.
  • Selección de folículos: El profesional debe retirar los folículos donantes del paciente de zonas donde no exista la calvicie, estos se extraen y se conservan hasta el momento de hacer el injerto.
  • Realización de incisiones: En la zona donde se implantará el cabello nuevo, se hacen pequeñas incisiones que dejen una apertura suficiente para que el profesional trabaje, pero sin que deje cicatrices al terminar.
  • Implantación de folículos: También conocida como Placing, se trata de la colocación de los folículos retirados en las zonas tratadas, en este proceso se toma en cuenta el ángulo y la profundidad del injerto, y la dirección de crecimiento del cabello nuevo.

La cirugía de injerto capilar culmina con el cierre de las incisiones, y luego de 3 o 5 meses de adaptación del organismo, los folículos injertados comienzan a producir el cabello nuevo, poblando nuevamente las zonas donde la calvicie había afectado al paciente. Esta técnica es la que mayores garantías y efectividad ofrece.