Ejecutar la reclamación formal del seguro

Las aseguradoras en la actualidad trabajan bajo diferentes políticas, estas son las responsables de definir los limites de cobertura de cada servicio.

Como potenciales clientes siempre es importante consultar las mismas antes de contratar un servicio, ya que de ellas pueden surgir inconvenientes al ejecutar una póliza.

Para solicitar la ejecución de una póliza sin importar su cobertura se debe cumplir con un protocolo estándar, este puede variar de acuerdo a la agencia de seguros.

Sin embargo, en casos de indemnización al acreedor del servicio estas colocan más obstáculos para evitar el pago del capital.

Es en ese momento cuando se vuelve una necesidad realizar una reclamación formal, con el objetivo de recibir el beneficio que ha sido contratado; para realizar este procedimiento generalmente no se requiere de un abogado, pero esto no descarta la posibilidad de asistencia de uno si la situación lo demandara.

Antes de realizar un reclamo en instancias fiscales, es necesario primero establecer un punto de comunicación con la agencia; el objetivo es descartar posibles malos entendidos en la comunicación aseguradora-asegurado y viceversa.

Una vez realizado esto, si hubiere resistencia al pago por parte de la agencia de seguros se procede de forma legal.

¿Cómo y qué se puede reclamar formalmente?

Cuando surgen obstáculos para reclamar la ejecución de una póliza de seguro es necesario contar con representación legal, ya cubierto este requerimiento se debe saber qué es exactamente lo que se puede exigir a través de este proceso.

Es aquí donde entra en contexto el contenido del contrato firmado; solo se podrá exigir a la aseguradora el cumplimiento de los beneficios especificados en el acuerdo de la póliza.

Generalmente este es un protocolo que se realiza cuando se trata de: indemnizaciones por accidentes domésticos, viales, laborales y casos de incapacidad. Ya que en estos acuerdos el beneficio que corresponde al contratante suele ser igual al total, doble o triple del capital invertido.

Esto genera inconvenientes a la aseguradora no solo por la pérdida de dinero, sino que también en sus protocolos esta buscará algún signo de anulación del contrato; lo cuál sólo es posible, si se comprueba que el daño que ha sufrido el beneficiario ha sido causado por si mismo.

Para realizar esta reclamación formal se debe acudir a profesionales en leyes, estos de acuerdo al tipo de reclamo se deberán dirigir al departamento fiscal pertinente; por ejemplo si se tratase del reclamo de una herencia se acude ante el ente correspondiente a ello.

Si la reclamación es sobra una negligencia es recomendable visitar este enlace: qué es una negligencia médica.